EL hilo de la traición

//EL hilo de la traición

EL hilo de la traición

$250.00

Es una obra de teatro, en tres actos, basada en el Mito de Minotauro. La obra incluye el cuento la sombra de Ariadna en formato de obra teatral y la amplía incorporando el origen del mito.

El primer acto presenta la relación y negociaciones entre el rey y Poseidón. Expone el pensamiento de Minos frente al poder y muestra sus estrategias y relaciones de poder frente al pueblo, representado por su consejero y su sirviente.

El segundo acto cuenta sobre la venganza de Poseidón. La desdichada situación de Pasifae, su soledad, el enamoramiento que la induce a buscar la ayuda del arquitecto real para poder copular con el toro sagrado que Minos escondió para no ofrendarlo al dios, quien por venganza de la afrenta recibida de parte Minos, hechiza a Pasifae para que se enamore del animal. Sobre la muerte del hijo legítimo del rey, la venganza de Minos, el nacimiento de Minotauro y la construcción del laberinto que será su futura prisión.

El tercer acto cuenta sobre el encierro de Minotauro, la relación con su hermanastra Ariadna, el juicio, los prejuicios, el poder y la traición.

La historia completa de Teseo queda postergada para otra obra pero aparece cerrando el final, donde se cuestiona la mirada del héroe y la entrega de Ariadna desde una perspectiva que interesará al lector.

A lo largo de la historia el mito es respetado y ensamblado con partes que la historia oficial no cuenta. La reconstrucción de lo que nos han querido decir se extrae de los silencios que sugiere.

ebook Adelanto – El hilo de la traición

La obra de teatro ofrece a modo de hallazgo arqueológico, partes originales y partes que reconstruyen una mirada posible, entre tantas que pueden existir.

Un punto de vista donde la intriga, el poder, las emociones encontradas y las miserias, amalgaman las tramas sociales que construyen los mitos y nuestro entorno real.

Banner FERIA 2019

PRÓLOGO

El lector encontrará en estas páginas una espléndida recreación del mundo griego antiguo y podrá ir desenredando el ovillo del hilo que sirvió como aliado para dar muerte a la Bestia. Al recoger la hebra de la madeja y alcanzar la plenitud de la obra, se acercará a nuestro tiempo con una necesaria reflexión sobre los conceptos que apremian al hombre y la sociedad: el poder, la ambición, la hipocresía, la soledad, el amor, las pasiones. En este sentido, esta pieza teatral nos bambolea entre dos tiempos simultáneamente -Grecia remota, actualidad de cualquier país- lo que la asemeja a las grandes obras clásicas.

El Minotauro será quien finalmente pague con su propia vida por los vicios que otros han cometido. Este personaje, representado con rasgos bestiales, es el más humano de los mortales. Resignado a cumplir con el mandato que la sociedad le impuso, es consciente de su opresión, y prefiere la muerte a la traición de sus propias convicciones y sentimientos: “El odio y el temor de los que lo rodeaban le dieron un papel decisivo sin consultarle”.

A lo largo de los tres actos que presenta la obra, las didascalias muestran tanto protagonismo como los personajes. En ellas, el ambiente y sonido reflejan la tensión que se establece entre los actantes; del mismo modo que los silencios y gestos, refuerzan los sentimientos que los atraviesan.

Es el rugido del Minotauro en la penumbra de la caverna, la voz del oprimido y segregado, la que se alza al abrirse el telón. En este caso, la autora decide darle la palabra a quien no la tiene en el texto original, por encontrarse invisibilizado ante los demás. Minotauro es el portavoz de los desahuciados, olvidados, relegados y acallados, que existen en todas las sociedades egoístas.

El lector no puede escapar a la interpelación que la obra le hace. La trama invita a pensar sobre las ideas de pueblo, libertad, el ejercicio del poder, la dignidad, la justicia, la igualdad, con una mirada crítica y reflexiva sobre el rol que cada uno cumple y su responsabilidad dentro del entramado social.

Amalén Marifil logra, sobre el final de la pieza, atrapar al lector y generar suspenso, tensionando el desenlace del mito al introducir otra mirada sobre el héroe. Es allí donde nos invita a pensar en otros finales posibles. ¿Qué pasaría si el príncipe Teseo reflexionara y depusiera su actitud de dar muerte al Minotauro? ¿Podrá el poder permitirse un acto de humanidad, resignar su propia gloria y doblegarse ante los más débiles?

Elizabeth Lavanchy

Ilustradora de Tapa de la obra teatral: Andrea Cáceres andyluz2009@gmail.com

 

Contratapa

La comunicación verbal entre los seres humanos, precede a la historia como ciencia. El mito se vincula a través de conceptos cargados de simbolismos, donde el arquetipo define roles que hoy se desdibujan bajo una perspectiva actual. En tiempos posteriores a la transmisión oral, siempre, fue necesario recrear esos espacios que formaron parte de la tradición cultural para poder estudiar, desentrañar y comprender su origen y evolución a través del tiempo.

Esa forma de vincularse con el pasado, de tender un hilo a los acontecimientos pre-históricos, con el fin de recorrer la historia sin perdernos ni traicionar una reconstrucción que trata de ser lo más fidedigna posible, y la que nos lleva a un interrogante que busca, en sus variantes modernas, otra forma de comunicación, una que interpela y propone unir, amalgamando alternativas en la reconstrucción de un mundo de acontecimientos, reales y ficticios, que confluyen en la historia de la humanidad y que hacen alusión a los valores humanos como un aspecto intrínseco de las sociedades de todos los tiempos.

La obra de teatro nos presenta el mito de Minotauro, desde sus comienzos. El hilo se suelta de la madeja desde los primeros dos actos, que muestran el mito tal cual es, con algunas añadiduras literarias con finalidad estética y organizativa de las acciones. En el tercer acto se produce la interpelación, el otro punto de vista, el que podría tener relación con el espejo de miradas y acciones dentro de las esferas del poder. Un trágico relato mítico subido al escenario de la pericia literaria.

Invitamos al lector a ingresar en los pasillos del laberinto social, a perderse en la oscuridad de sus interminables recovecos, en búsqueda de indagar sobre la naturaleza humana, en un mundo donde, también, hay humanos que encierran bestias internas.

Amalén Marifil